Posts etiquetados ‘Grupos políticos’

La etapa “republicana” de la Revolución Francesa, se inició con la proclamación del fin de la monarquía y el nacimiento de la República. 

Como ya vimos en el texto de Soboul, luego de la victoria francesa en la batalla de Valmy frente a la coalición austro-prusiana,  la Asamblea Legislativa cesó sus funciones para dar paso a una nueva asamblea: La Convención.

La Convención elegida por sufragio universal, inició sesiones el 21 de setiembre del año 1792, prolongandose hasta el 26 de octubre de 1795.

Quizás sea importante repasar los grupos políticos que formarán parte de esta etapa y que marcarán los rumbos del proceso revolucionario.

En esta Convención, formada por 750 diputados, las agrupaciones políticas se dieron de la siguiente manera:
a) Los Girondinos.-

BRISSOT

Bloque de 160 representantes de la región de la Gironda, ubicada a la derecha de Sala de Sesiones.

Eran de tendencia republicana moderada, partidarios – pese a su oposición -, del mantenimiento de la figura y, persona del rey, ya que desconfiaban de la Comuna de París. Sus jefes eran Brissot, Isnard, Vergniaud.

En su mayoría pertenecían a la alta burguesía.

b) Los Montañeses.-

(Montagniards), Más de 200 diputados; llamados así por ocupar el lado izquierdo y las gradas mas altas (Montaña) de la Sala de la Convención.

Eran republicanos extremistas, pues creían que el triunfo de la Revolución Francesa debería asegurarse de cualquier modo, sin reparar en los medios, aun con la eliminación del rey. Sus jefes eran Marat, Danton y Robespierre.

c) La Llanura.-

Masa de diputados que se situaban en la parte baja y central de la Sala. Se les conocía también como el pantano; eran indecisos y en sus votaciones se inclinaban, según las circunstancias, en favor de los girondinos o de los montañeses.

Al margen de los debates políticos dentro de la asamblea, también se habían formado clubes:

Los Jacobinos de Robespierre,

los Cordeleros (Cordeliers) de Danton

Los Fuldenses (pro-monarquicos) dirigidos por La Fayette.

El inicio
Desde el inicio de las sesiones de La Convención, unánimemente, decreto la abolición del poder real, de tal manera que, en medio del jubilo popular, el día 22 de setiembre se proclamo el establecimiento de la Primera República Francesa.

Se anularon los efectos del calendario de la Era Cristiana, señalando que 1792 constituía el Año I para la Nación.

Los nombres de los meses fueron cambiados por otros, tomando como referencia el paisaje y el ambiente climático reinante.

El Calendario Republicano

Calendario Republicano

– Vendimario o de la vendimia → Setiembre

– Brumario o de las brumas → Octubre

– Frimario o de los fríos → Noviembre

– Nivoso o de las nieves → Diciembre

– Pluvioso o de las lluvias → Enero

– Ventoso o de los vientos → Febrero

– Germinal o de la germinación → Marzo

– Floreal o de las flores → Abril

– Pradial o de los prados → Mayo

– Messidor o de las cosechas → Junio

– Termidor o del calor → Julio

– Fructidor o de las frutos → Agosto

LOS GRUPOS POLÍTICOS

“La Asamblea seguía organizándose; sus métodos de trabajo se precisaban. Se había instalado con muy poca comodidad en

Palacio de las Tullerías

la sala de Manège, en las Tullerías. Las deliberaciones se hacían cada mañana y cada tarde, después de las seis, bajo la dirección de un presidente elegido por quince días. El contacto con el pueblo quedaba asegurado por la posibilidad para los peticionarios de desfilar ante la barandilla de la Asamblea, y en presencia del público de las tribunas. El trabajo era preparado por Comités especializados, en número de 31, exponiendo un informador, ante la Asamblea, las decisiones en proyecto.

Los grupos de la Asamblea se esbozaban simultáneamente aunque no se pudiesen diferenciar los partidos, en el sentido real de la palabra. En principio, no había más que dos grandes grupos: los aristócratas, partidarios del Antiguo Régimen, y los patriotas, defensores de un nuevo orden. Después aparecieron las tendencias con un matiz más acusado.

Los negros o aristócratas se sentaban a la derecha de la Asamblea;  y sostenían un combate encarnizado por la defensa de los privilegiados

Los monárquicos,  se hicieron defensores de la prerrogativa real y se aproximaron a la derecha para obstaculizar los progresos de la Revolución. Se reunían en el club de los Amigos de la Constitución monárquica.

Los constitucionales representaban el grueso del antiguo partido patriota. Fieles a los principios proclamados en 1789, representaban los intereses de la burguesía y pretendían instaurar su poder cubriéndolo con una monarquía suave. Era el partido de La Fayette. Agrupaba a los representantes de la burguesía y del clero; los arzobispos de Champion de Cicé y de Boisgelin, el abate Sièyes , hombres de leyes como Camus, Target y Thouret, jugaron un papel importante en la elaboración de las nuevas instituciones.

El Triunvirato se sentaba a la izquierda. Compuesto por Barnave, Du Port y Alexandre de Lameth, con tendencias liberales, se inclinó hacia la realeza, convirtiéndose en su consejero cuando disminuyó, hacia finales del año 1790, la influencia de La Fayette. Después de la huida del rey, alarmado por los progresos de la democracia y por la agitación popular, el Triunvirato volvió de nuevo a la política fayettista de conciliación, pretendiendo detener los progresos de la Revolución.

El grupo demócrata, de la extrema izquierda, donde se destacaban Buzot, Pétion y Robespierre, defendía los intereses del pueblo y reclamaba el sufragio universal.

Los patriotas se dedicaron a hacer una organización sólida. Desde mayo de 1789 habían tomado la costumbre de reunirse para discutir los problemas políticos. De este modo se formó el club de los diputados bretones. Después de las jornadas de octubre  se reunía en el convento de los Jacobinos, de la calle Saint-Honoré, con el nombre de Société des amis de la Constitution, abierto no sólo a los diputados, sino también a los burgueses acomodados. El club de los Jacobinos mantenía una correspondencia regular con los clubs que se habían fundado en las principales ciudades de las provincias. Tuvo éxito en agrupar y arrastrar a todo el sector militante de la burguesía revolucionaria.

Extraído de: A. Soboul, Compendio de Historia de la Revolución Francesa. Tecnos, 1979.