Archivos de la categoría ‘Movimiento Obrero’

Fue un movimiento característico  de la primera etapa del movimiento obrero. El término procede de la “Carta del Pueblo”, documento enviado al Parlamento Británico en 1838, en el que se reivindicaba el sufragio universal masculino y la participación de los obreros en dicha institución. Los  defensores del cartismo pensaban que cuando los  trabajadores alcanzasen el poder político, podrían adecuar las leyes a sus intereses de clase. La duración de este movimiento abarcó una década, entre 1838 y 1848.

Carta del Pueblo       

A los honorables miembros de los Comunes de Gran Bretaña y de Irlanda, reunidos en el Parlamento, esta petición de sus conciudadanos en el sufrimiento (…) (dirigimos): (…) Esta ha sido la esperanza entusiasta de los amigos del pueblo: la de que un remedio a la mayor parte, por no decir a la totalidad, de los males sería encontrado en la Reform Act de 1832.1 Ellos ven en esta ley el instrumento de fines válidos que permitiesen mejorar la legislación. (…) Han sido profunda y amargamente decepcio­nados (…) Como preliminar esencial a estas reformas y otras (…) pedimos que, en la elaboración de las leyes, pueda ser escuchada sin cortapisas la voz de todos.  Cum­plimos con los deberes de hombres libres; queremos, pues, tener los derechos.  Es por lo que solicitamos el sufragio universal.  Este sufragio, para estar libre de la co­rrupción de los ricos y de las violencias de los poderosos, debe ser secreto. (…) Las relaciones entre los diputados y el pueblo, para ser beneficiosas, deben ser estrechas.(…) Las elecciones frecuentes son esenciales: solicitamos parlamentos anuales. (…) Estamos obligados por las leyes existentes a elegir a nuestros representanes entre hombres incapaces de apreciar nuestras dificultades o que apenas simpatizan con ellas: comerciantes retirados de los negocios y que no sienten las penalidades: terratenientes igualmente ignorantes de los males y de los remedios; juristas, que buscan la notoriedad pública en la Cámara sólo para sacar provecho en las cortes de justicia. (…) Pedimos que la aprobación de los electores sea el único criterio exigido y que todo diputado se vea compensado por una remuneración justa y adecuada a cargo del tesoro público, la cual le indemnizará del tiempo consagrado al servicio de la nación, para el que ha sido llamado...”

Petición de los castristas de Birrningham, 1838.

Para saber más: http://es.wikipedia.org/wiki/Cartismo


Una de las primeras reacciones de los obreros se conoce como Luddismo, se trata de una respuesta basada en la violencia como mecanismo de superar la explotación y la falta de empleo. Los trabajadores asumieron a las máquinas como sus enemigas y contra ellas reaccionaron.

“El culpable puede temer, pero la venganza no va contra la vida del hombre honrado ni  del  Estado, su cólera sólo va contra el telar ancho y contra los que envilecen los precios de antiguo. Esas máquinas de maldad fueron sentenciadas a muerte por el voto unánime del oficio. Y Ludd, que puede desafiar toda oposición, fue nombrado el gran ejecutor.”

Canción El triunfo del General Ludd – 1812-

En Thompson; “Formación histórica de la clase obrera” 1977.

“En la tarde del viernes, alrededor de las cuatro, un numeroso grupo de revoltosos atacó la fábrica de tejidos pertenecientes a los señores Wroe y Duncroft, en West Houghton (…), y, encontrándola desprotegida, pronto se apoderaron de ella. Inmediatamente la incendiaron y todo el edificio con su valiosa maquinaria, tejidos, etc., fue completamente destruido. Los daños ocasionados son inmensos, habiendo costado la fábrica sola 6.000 libras. La razón aducida para justificar este acto horrible es, como en Middleton, el “tejido a vapor”. A causa de este espantoso suceso, dos respetables familias han sufrido un daño grave e irreparable y un gran número de pobres han quedado sin empleo. Los revoltosos parecen dirigir su venganza contra toda clase de adelantos en las maquinarias. ¡Cuán errados están! ¿Qué habría sido de este país sin tales adelantos?»”

Annual Register, 26 de abril de 1812.