Archivos de la categoría ‘Revolución Industrial’

Haz click aquí para descargar el cuadro de información sobre la 1º y la 2º Revolución Industrial.

Fue un movimiento característico  de la primera etapa del movimiento obrero. El término procede de la “Carta del Pueblo”, documento enviado al Parlamento Británico en 1838, en el que se reivindicaba el sufragio universal masculino y la participación de los obreros en dicha institución. Los  defensores del cartismo pensaban que cuando los  trabajadores alcanzasen el poder político, podrían adecuar las leyes a sus intereses de clase. La duración de este movimiento abarcó una década, entre 1838 y 1848.

Carta del Pueblo       

A los honorables miembros de los Comunes de Gran Bretaña y de Irlanda, reunidos en el Parlamento, esta petición de sus conciudadanos en el sufrimiento (…) (dirigimos): (…) Esta ha sido la esperanza entusiasta de los amigos del pueblo: la de que un remedio a la mayor parte, por no decir a la totalidad, de los males sería encontrado en la Reform Act de 1832.1 Ellos ven en esta ley el instrumento de fines válidos que permitiesen mejorar la legislación. (…) Han sido profunda y amargamente decepcio­nados (…) Como preliminar esencial a estas reformas y otras (…) pedimos que, en la elaboración de las leyes, pueda ser escuchada sin cortapisas la voz de todos.  Cum­plimos con los deberes de hombres libres; queremos, pues, tener los derechos.  Es por lo que solicitamos el sufragio universal.  Este sufragio, para estar libre de la co­rrupción de los ricos y de las violencias de los poderosos, debe ser secreto. (…) Las relaciones entre los diputados y el pueblo, para ser beneficiosas, deben ser estrechas.(…) Las elecciones frecuentes son esenciales: solicitamos parlamentos anuales. (…) Estamos obligados por las leyes existentes a elegir a nuestros representanes entre hombres incapaces de apreciar nuestras dificultades o que apenas simpatizan con ellas: comerciantes retirados de los negocios y que no sienten las penalidades: terratenientes igualmente ignorantes de los males y de los remedios; juristas, que buscan la notoriedad pública en la Cámara sólo para sacar provecho en las cortes de justicia. (…) Pedimos que la aprobación de los electores sea el único criterio exigido y que todo diputado se vea compensado por una remuneración justa y adecuada a cargo del tesoro público, la cual le indemnizará del tiempo consagrado al servicio de la nación, para el que ha sido llamado...”

Petición de los castristas de Birrningham, 1838.

Para saber más: http://es.wikipedia.org/wiki/Cartismo


Una de las primeras reacciones de los obreros se conoce como Luddismo, se trata de una respuesta basada en la violencia como mecanismo de superar la explotación y la falta de empleo. Los trabajadores asumieron a las máquinas como sus enemigas y contra ellas reaccionaron.

“El culpable puede temer, pero la venganza no va contra la vida del hombre honrado ni  del  Estado, su cólera sólo va contra el telar ancho y contra los que envilecen los precios de antiguo. Esas máquinas de maldad fueron sentenciadas a muerte por el voto unánime del oficio. Y Ludd, que puede desafiar toda oposición, fue nombrado el gran ejecutor.”

Canción El triunfo del General Ludd – 1812-

En Thompson; “Formación histórica de la clase obrera” 1977.

“En la tarde del viernes, alrededor de las cuatro, un numeroso grupo de revoltosos atacó la fábrica de tejidos pertenecientes a los señores Wroe y Duncroft, en West Houghton (…), y, encontrándola desprotegida, pronto se apoderaron de ella. Inmediatamente la incendiaron y todo el edificio con su valiosa maquinaria, tejidos, etc., fue completamente destruido. Los daños ocasionados son inmensos, habiendo costado la fábrica sola 6.000 libras. La razón aducida para justificar este acto horrible es, como en Middleton, el “tejido a vapor”. A causa de este espantoso suceso, dos respetables familias han sufrido un daño grave e irreparable y un gran número de pobres han quedado sin empleo. Los revoltosos parecen dirigir su venganza contra toda clase de adelantos en las maquinarias. ¡Cuán errados están! ¿Qué habría sido de este país sin tales adelantos?»”

Annual Register, 26 de abril de 1812.


El trabajo en las fábricas

El trabajo en las minas

La máquina de Vapor

Para saber más sobre la máquina de vapor

El Mundo de la Industria Textil

En el año 1755, John Kay, inventó la lanzadera volante, que trabajaba con más cables de hilados que posibilitó aumentar el ancho de los tejidos y la velocidad de fabricación.

En el año 1764, James Hargreaves, a su vez, inventó la máquina de hilar Spinning Jenny que consistía en una maquina con una cantidad de zonas dispuestas verticalmente y movidas por una rueda, además de un gancho sostenía varias carretes a la vez, lo que permitió mayor productividad por trabajador.

En 1768 Richard Arkwright inventó el telar hidráulico e hizo posible la fabricación de hilos con filamentos más fuertes.

En 1779, Samuel Cropton combino las características del telar Jenny con las del telar hidráulico, y obtuvo una
máquina mejor que 20 años más tarde hilaba a un mismo tiempo 400 hebras de hilo de la mejor calidad.

FACTORES QUE POSIBILITARON EL DESARROLLO DE LA INDUSTRIALIZACIÓN EN INGLATERRA


REVOLUCIÓN AGRÍCOLA

EL TRABAJO DE LA TIERRA ANTES DE LA REVOLUCIÓN

“La agricultura tradicional implicaba que los campesinos cultivaban varias “tiras” en diferentes campos. Cultivos de trigo y cebada eran sembrados en rotación anual con la tierra dejada en barbecho cada tres años para su recuperación. Los campesinos compartían tras la cosecha las tierras en común y tenían derecho a extraer turba, madera, forraje y a dejar pastar a sus animales. El sistema era ineficiente. La tierra en barbecho y la siembra a voleo suponían un despilfarro. La ausencia de cercas suponía la extensión del número de enfermedades. Las epidemias y la falta de forraje en invierno se traducían en una ganadería pobre. Las innovaciones se retrasaban porque cualquier cambio necesitaba de aprobación unánime.”

Este sistema de explotación de la tierra es modificado. 

Se comienza a utilizar un nuevo sistema de rotación de cultivos.

Sobre el cercamiento de los campos. Dos visiones de la época

1. Defensa de los cercamientos.

Hay que señalar también que el sistema de las common lands nunca ha aportado nada a la solución del problema del empleo.Son tales y tantos los beneficios y ventajas que se podrían derivar de un total cercamiento de los common lands (tierras comunales) que me es imposible descubrirlos o enumerarlos. Daría  la oportunidad de separar las tierras áridas de las húmedas, la de desecar estas últimas, la de abonar las zonas agotadas… El nuevo ordenamiento permitiría, con la ayuda de hábiles ganaderos, la cría de ovinos y bovinos de raza mucho mejor que las que tenemos actualmente. Teniendo el ganado en zonas cercadas se conseguiría mantener un número mayor con la misma cantidad de alimento … y el ganado podría rendir a la comunidad y a los individuos  cien veces más de los que hacía hasta ahora, antes de los cercamientos. Hay que añadir que se abastecería mejor de carne de buey y de cordero a los mercados y que el precio de estos géneros se reduciría considerablemente.

Apenas se hiciese un cercamiento,… se desarrollarían actividades y trabajos de toda índole en esos lugares…: excavar fosas y canales de desagüe, construir terraplenes y vallas, plantar setos y árboles; los fabricantes, los carpinteros, los herreros y demás artesanos del campo no tendrían que quedarse con los brazos cruzados… Pocos años después, tras haber llevado a buen término estos primeros y temporales esfuerzos, y cuando todo el conjunto estuviera organizado en un sistema agrícola regular, se podría alimentar y dar trabajo a una población notablemente aumentada”.

John Middleton: “Retrato de la agricultura del Middlesex”, 1798. ; en Balboa y otros: “Historia do mundo contemporáneo / Síntesis e documentos”, 1994.

2. Contra los cercamientos.

“Los demandantes piden poder exponer a la Cortede Justicia…: Que con el pretexto de hacer mejorías en las tierras de propiedad de la citada parroquia se privará a los campesinos sin tierra  y a todas las personas que tienen derechos sobre las common lands que se pretenden cercar del indispensable derecho del que actualmente gozan, es decir, de que sus bueyes, terneros y ovejas puedan pacer a lo largo y ancho de dichas tierras. Este derecho no sólo les permite  a ellos y a sus familias mantenerse durante el invierno… sino que también les permite entregar a los ganaderos partidas de animales jóvenes y delgados a un precio razonable…

Los demandantes consideran que el resultado más desastroso de los  cercamientos será la casi total despoblación de su ciudad… Bajo el empuje de la necesidad y de la falta de trabajo se verán obligados a emigrar en masa hacia las ciudades industriales…”

Petición de pequeños propietarios  de tierras y personas con derechos de servidumbre sobre las Common lands. 1797; en Balboa, Ob. Cit

REVOLUCIÓN DEMOGRÁFICA

“Fue, en realidad, un descenso de la mortalidad lo que hizo que incrementara la población. Durante las cuatro primeras décadas del siglo XVIII, la costumbre de la ginebra barata así como intermitentes períodos de hambre, constituyeron elementos primordiales del alto grado de la mortalidad. Pero entre los años 1740 y 1820, el porcentaje de la mortalidad descendió casi continuamente… (…) Al introducirse el cultivo de tubérculos, se pudo alimentar mayor número de ganado durante los meses de invierno y así, surtir de carne fresca al país durante todo el año. El aumento de consumo de legumbres, aumentó la resistencia contra las enfermedades. Más altos niveles de limpieza personal, motivados por el uso común del jabón y de ropa interior de algodón barato, disminuyeron los peligros de infección. Los ladrillos o la piedra empleados como materiales de construcción en lugar de las maderas de las chozas y casas de campo, redujo el número de epidemias… (…) Las grandes ciudades vieron sus calles pavimentadas, fueron dotadas de alcantarillado y de agua corriente, el conocimiento de la medicina y de la cirugía se desarrolló, aumentaron los hospitales y se prestó mayor atención a detalles como la destrucción de la basura y el adecuado entierro de los difuntos.”

ASHTON, T.S.; “La Revolución Industrial”; 1950.