Textos de Hobbes- “El Leviatán” 1651

Publicado: 16/03/2011 en Absolutismo, Fundamentos teóricos del Absolutismo

 

  • Fragmentos extraídos de “El Leviatán”, escrito por Thomas Hobbes en 1651.

1. “…señalo, en primer lugar, como inclinación general de la humanidad entera, un perpetuo e incesante afán de poder, que cesa solamente con la muerte (…) La pugna de riquezas, placeres, honores u otras formas de poder, inclina a la lucha, a la enemistad y a la guerra (…) El temor a la opresión dispone a prevenirla o a buscar ayuda en la sociedad; no hay, en efecto, otro camino por medio del cual un hombre pueda asegurar su libertad y su vida.”

 

2. “…hallamos en la naturaleza del hombre tres causas principales de discordia. Primera, la competencia; segunda, la desconfianza; tercera, la gloria. La primera causa impulsa a los hombres a atacarse para lograr un beneficio; la segunda, para lograr seguridad; la tercera, para ganar reputación.”

 

3. “Con todo ello es manifiesto que durante el tiempo en que los hombres viven sin un poder común que los atemorice a todos, se hallan en la condición o estado que se denomina guerra; una guerra tal que es la de todos contra todos. (…) En una situación semejante no existe oportunidad para la industria, ya que su fruto es incierto; por consiguiente no hay cultivo de la tierra, ni navegación … ni artes, ni letras, ni sociedad; y lo que es peor de todo, existe continuo temor y peligro de muerte violenta; y la vida del hombre es solitaria, pobre, tosca, embrutecida y breve.”

 

4. “En esta guerra de todos contra todos, se da una consecuencia, que nada puede ser injusto. Las nociones de derecho e ilegalidad, justicia e injusticia están fuera de lugar. Donde no hay poder común la ley no existe: donde no hay ley no hay justicia. Justicia e injusticia (…) son cualidades que refieren al hombre en sociedad, no en estado solitario … En dicha condición no existen propiedad y dominio, ni distinción entre tuyo y mío; sólo pertenece a cada uno lo que puede tomar y sólo en tanto pueda conservarlo.”

 

5. “Las pasiones que inclinan a los hombres a la paz son el temor a la muerte, el deseo de las cosas que son necesarias para una vida confortable, y la esperanza de obtenerlas por medio del trabajo.”

 

6. “El derecho de naturaleza … es la libertad que cada hombre tiene de usar su propio poder como quiera, para la conservación de su propia vida. (…) La condición del hombre es una condición de guerra de todos contra todos, en la cual cada uno está gobernado por su propia razón… (Así) cada hombre tiene derecho a hacer cualquier cosa (…) Y, por consiguiente, mientras persiste ese derecho natural de cada uno con respecto a todas las cosas, no puede haber seguridad para nadie…”

 

7. “La ley primera y fundamental de la naturaleza: buscar la paz y seguirla,

la segunda: que uno acceda, si los demás consienten también, y mientras se considere necesario para la paz y defensa de sí mismo, a renunciar este derecho a todas las cosas”

“Mientras uno mantenga su derecho de hacer cuanto le agrade, los hombres se encuentran en situación de guerra”

 

8. “…el motivo y el fin por el cual se establece esta renuncia y transferencia de derecho no es otro sino la seguridad de … su vida. (…) La causa final de los hombres (que naturalmente aman la libertad y el dominio sobre los demás)  al introducir esta restricción sobre sí mismos es el cuidado de su propia conservación.”

 

9. “El único camino para erigir semejante poder común, capaz de defenderlos contra la invasión de los extranjeros y contra las injurias ajenas, asegurándoles de tal suerte que por su propia actividad y por los frutos de la tierra puedan nutrirse a sí mismos y vivir satisfechos, es conferir todo su poder y fortaleza a un hombre o a una asamblea de hombres, todos los cuales, por pluralidad de votos, puedan reducir sus voluntades a una sola voluntad. Elegir un hombre o una asamblea de hombres que represente su personalidad; y que cada uno considere como propio y se reconozca a sí mismo como autor de cualquiera cosa que haga o promueva quien representa su persona…”

 

10. “…es una unidad real de todo ello en una y la misma persona, instituida por pacto de cada hombre con los demás (…) la multitud así unida en una persona se denomina ESTADO (…) Esta es la generación de aquel gran LEVIATÁN, de aquel Dios mortal, al cual debemos, bajo el Dios inmortal, nuestra paz y nuestra defensa. (…) El titular de esta persona se denomina SOBERANO … cada uno de los que le rodean es SÚBDITO suyo.”

 

11. “Dícese que un Estado ha sido instituido cuando una multitud de hombres de hombres convienen y pactan, cada uno con cada uno, que a un cierto hombre o asamblea de hombres se le otorgará por mayoría, el derecho de representar a la persona de todos, de ser su representante. Cada uno de ellos, tanto los que han votado en pro como los que han votado en contra, debe autorizar todas las acciones y juicios de ese hombre o asamblea de hombres … al objeto de vivir apaciblemente entre sí y ser protegidos contra otros hombres.”

 

12. “…como cada súbdito es, en virtud de esa institución, autor de todos los actos y juicios del soberano instituido, resulta que cualquier cosa que el soberano haga no puede constituir injuria para ninguno de sus súbditos, ni debe ser acusado de injusticia por ninguno de ellos. (…) cada particular es autor de todo cuanto hace el soberano, y, por consiguiente quien se queja de la injuria por parte del soberano, protesta contra algo que él mismo es autor, y de lo que en definitiva no debe acusar a nadie sino a sí mismo…”

 

13. “…es inherente a la soberanía el ser juez acerca de qué opiniones y doctrinas son adversas y cuáles conducen a la paz; y por consiguiente, en qué ocasiones, hasta qué punto y respecto de qué puede confiarse a los hombres cuando hablan a las multitudes, y quién debe examinar las doctrinas de todos los libros antes de ser publicados.”

 

14. “…es inherente a la soberanía el pleno poder de prescribir las normas en virtud de las cuales cada hombre puede saber qué bienes puede disfrutar y que acciones puede llevar a cabo sin ser molestado por cualquiera de sus conciudadanos. Esto lo que los hombres llaman propiedad.”

 

15. “…es inherente a la soberanía el derecho de hacer la guerra y la paz con otras naciones y Estados (…) y cuanto dinero se ha de recaudar de los súbditos para sufragar los gastos consiguientes. El poder mediante el cual debe ser defendido el pueblo, consiste en sus ejércitos, y la potencialidad de un ejército radica en la unión de sus fuerzas bajo un mando, mando que a su vez compete al soberano instituido, porque el mando de la militia sin otra institución, hace soberano a quien lo detenta.”

 

16. “…es inherente a la soberanía la elección de todos los consejeros, ministros, magistrados y funcionarios…”

 

17. “…se asigna al soberano el poder de recompensar con riquezas u honores, y de castigar con penas corporales o pecuniarias, a cualquier súbdito, de acuerdo con la ley que él previamente estableció; o si no existiese ley, de acuerdo con lo que el soberano considere…”

 

18. “Como el poder, también el honor del soberano debe ser mayor que el de cualquiera o el de todos los súbditos: porque en la soberanía está la fuente de todo honor. Las dignidades de lord, conde, duque y príncipe son creaciones suyas (…) delante de él no son sino como las estrellas en presencia del sol.”

 

19. “Puede objetarse aquí que la condición de los súbditos es muy miserable. (…) Considérese que la condición del hombre nunca puede verse libre de una u otra incomodidad, y que lo más grande que en cualquier forma de gobierno puede suceder, posiblemente, al pueblo en general, apenas es sensible si se compara con las miserias y horribles calamidades que acompañan a una guerra civil, o a esa disoluta condición de los hombres desenfrenados, sin sujeción a leyes y a un poder coercitivo que trabe sus manos, apartándoles de la rapiña y de la venganza.”

 

20. “Los hombres para alcanzar la paz y, con ella, la conservación de sí mismos, han creado un hombre artificial que podemos llamar Estado, así tenemos también que han hecho cadenas artificiales, llamadas leyes civiles”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s